Archivo de la etiqueta: sopas

Un bouquet comestible

Seattle colorsAhhh las flores…una de las muchas manifestaciones que la naturaleza nos ofrece. Adoro las flores. Todas ellas, pequeñas, grandes, silvestres, cultivadas. Adoro verlas en jardines, parques, en fotos, en cuadros, en floreros (aunque entiendo que cortarlas y exhibirlas de puertas adentro es una forma de acortar su vida)… en fin, me gustan tanto que colecciono fotos de flores y adoro su aroma y color.    

Asumo que los lectores de Nenúfar también disfrutan del aroma, forma y color de las flores. Ahora bien…comería usted una flor? Piense bien antes de contestar ya que es probable que haya haya disfrutado del sabor de algunas flores sin ser conciente de ello. Veamos: ha probado alcahuciles? Son flores no maduras (pimpollos, sostienen algunos). Ha bebido alguna vez una taza de té de manzanilla? o de algun otro té de hierbas (rosa mosqueta, por ejemplo)? Si mira bien los ingredientes listados en las latas de algunas infusiones comunes, puede que vea pétalos de rosa, rosa lavanda, azar, hibiscus (también llamada Rosa Japonesa), etc.      

Flores Frescas y Bien Preservadas       

Si se anima a utilizar flores para preparar una receta, le recomiendo que la corte de su propio jardín, ya que usted sabe el grado de salud del mismo. Evite ingerir flores que han sido regadas con pesticidas o productos quimicos aceleradores de su crecimiento. La mejor hora para recoger flores es al fresco del día; preferentemente en las primeras horas de la mañana, luego de que el rocío se haya evaporado. Elija las flores que este en su pico de floración. No elija las que ya llevan abiertas varios días, ni aquellas que aún estan por abrir. (Siga el mismo criterio que emplea para seleccionar una fruta). Luego de recogerlas, manténgalas en un lugar fresco y consúmalas en las siguientes horas.       

Anímese a Probarla

Siempre pruebe una o dos flores antes de proceder a utilizarlas en su receta. Antes de ingerirlas, examine que no presenten daños, ni pequeños insectos. Descarte los pistilos y tallos. Según la flor y la receta, usted podra utilizar la flor completa (como es el caso de la flor de la calabaza) o solo los pétalos (como los tacos de reina, rosas, caléndulas, chrisantemos, tulipanes o lavandas). Huela la flor, si el aroma es desagradable, elimínela. Si por el contrario usted esta conforme con su olor, siga adelante con la preparación.  He aquí algunas apetitosas recetas:         

Jalea de Flores             

CB0345681 taza y 1/2 de pétalos de flores a gusto. (Puede ser la combinación de dos flores) 

 1 taza y 1/4 de agua

1/2 de viangre de hierbas o de flor (adquirirlo en tiendas especializadas)

3 tazas y 1/2 de azúcar
1 sobre de pectina

En un recipientes de vidrio o cerámica, sumerja los pétalos en el agua fría y dejelos reposar 1 o 2 días hasta que el líquido huela y tenga el sabor de las flores. Filtre el liquido y llévelo a una olla con tapa (preferentemente del tipo Holandes, es decir con conbertura de esmalte interior y tapa. De las que se pueden llevar tambien al horno. Puede tambien utilizar el modelo Essen). Agregar el vinagre y el azúcar, dejándo que esta última se disuelva sin revolver. Cuando el azúcar este diluída en el agua, lleve la olla a fuego alto y deje que hierva antes de agregar la pectina. vuelva a dejar que hierva por 1 minuto o de acuerdo a las instrucciones indicadas en el paquete de la pectina. Saque del fuego y retire la espuma. Servir en frascos esterilizados. Utilizar para glasear pescados, zanahoras, batatas, etc.

    lavendercookie 

Galletitas de Lavanda       

140  g de  manteca (mantequilla)

100 g de azúcar (blanca o morena, a elección)
1 huevo
5 g de flores de lavanda,
190 g de harina de trigo
100 g de azúcar de colores para decorar (opcional)
5 g de flores de lavanda

Precaliente el horno a 350 grados F (175 grados C). Enmantecar una asadera. Mezclar juntos la mantequilla y el azúcar hasta que tome consistencia de una crema. Batir el huevo y agregar a la mezcla. Agregar las flores de lavanda y el harina. Colocar la mezcla sobre la asadera con la ayuda de una cuchara sopera,  distribuyendo sobre la superficie de la placa. Cada cucharada se transformara en una galleta. Hornee por 15 a 20 minutos, o hasta que estén doradas. Retirar del horno y colocar sobre reqjillas enfriadoras p sobre un plato playo.Espolvorear con azúcar de color, y con flores de lavanda adicionales si lo desea.   Nota: una variable MUY deliciosa que probe hace poco, es agregando granos de sal gruesa sobre la superficie de la galleta al retirar del horno (aun blandas). La combinación de la sal, el dulzor de la masa y el aroma de la lavanda es IRRESISTIBLE!

 
Sopa Flor de Calabaza
 Esta es una de las recetas más típicas de México.En mi opinión la sopa crema más deliciosa que he probado en toda mi vida!.  No deje de probarla!  squash soup
 
4 Cucharadas de mantequilla (manteca)
1/2 cebolla picada
2 dientes de ajo pelados y picados
3 tazas de grano de maíz crudo
2 ají morrones (chiles) anchos asados y remojados en agua hirviendo
1 litro de caldo (yo uso vegetal) 
2 manojos de flor de calabaza
1/2 litro de leche (los vegetarianos podemos optar por leche de soja)
1/2 taza de crema (igualmente, puede emplear yogur de soja)
1 ají (chile) pasilla frito en tiritas (opcional si le gustan las sopas picantes)
  
En la mantequilla se fríen la cebolla, el ajo y los granos de maíz. Luego se agregan el ají morrón ancho escurrido y el caldo de pollo, dejándolo a temperatura moderada.  Luego, se agregan la mitad de las flores de calabazas picadas, el epazote y la leche. Sazonar y dejar que hierva durante unos minutos. Entonces se licúa la sopa y se cuela. Freír las flores restantes en poca manteca (mantequilla) y se sazona.
Colocar la crema de leche en la sopera y vaciar la sopa hirviendo. Decorar con las flores.
  
Compartir con un ser querido, dar las GRACIAS y…a disfrutar de esta maravilla!
  
Fuentes:
Edible Flowers, Cathy Wilkinson Barash
Anuncios

Berro: hierba picante, nutritiva y sorprendente

Watercress cercaAún recuerdo cuando, siendo niña, mi mamá recogía puñados de berro en la ribera de un arroyo cerca de la quinta de mis abuelos. Obviamente, el sabor amargo y picante de la hierba, servida en esaladas, no era mi preferido en aquellos días. Pero sí el de mamá Elena, que lo comía sólo con limón, aceite y sal. 

Como con muchas otras cosas en mi vida, los años me han amigado con el berro y en la actualidad no dudo en consumir una ensalada de berros y disfrutarla con gusto. Pues verán que el berro contiene muchos nutrientes, y es una interesante manera de ponerle una nota de sabor, a la dieta del vegetariano. Sin embargo, el berro es una opción frecuentemente olvidada en la cocina tradicional. Nenúfar intenta en esta nota, rescatarlo del olvido y promover sus muchas bodandes.

Ya los antiguos griegos y romanos creían que el berro promovía el carácter y la fortaleza. Se decía que Hipócrates, padre de la medicina, solía recogerlo a la vera de los arroyos y servirlo a sus pacientes como purificador de la sangre. Su nombre en latín es nasturtium, palabra que alude a la sensación picante que aparece en la nariz cuando se lo ingiere.Y en inglés se denomina watercrest, debido a que se lo encuentra en los bordes de ríos, lagos y arroyos. Originario de Eurasia, fue introducido a América en el 1600. Es una planta crucífera, pariente del repollo, pero con mayor contenido de sulfuros que los anteriores.

Ahora pasemos de la historia a la información nutricional: El berro es una hierba que elimina toxinas, ayuda a la digestión y es útil para los dolores reumáticos y del bazo. Una taza de berros equivale a solo 4 calorías y contiene fibra, manganeso, vitaminas C y K y Betacarotene. La medicina sostiene que los nutrientes del berro ayudan a la salud de nuestros ojos y huesos. Particularmente es una fuente de antioxidantes (luteína y Zeaxanthin) que ayuda a protegernos de enfermedades degenerativas de la vista como las máculas. Su componenete de Betacarotene es transformado por el organismo en vitamina A, que protege la vista, ayuda a la regeneración celular y a regular el sistema inmune. Su aporte de vitamina C protege a las importantes molécuals del cuerpo tales como proteínas y carbohidratos, que promueven la salud cardiovascular y nos brinda una ayuda adicional para protegernos de resfríos. Una porción de berro suple el requerimiento diario de vitamina K que ayuda en el proceso de la coagulación de la sangre y, junto con su aporte en manganesio, ayudan a la salud de nuestros huesos.

Su sabor picante deriva de su contenido de sus fitonutrientes llamados glucosinolates. Estudios médicos indican que este componente ayudaría a reducir el daño de ADN y que es un poderoso anticancerígeno.  Sin embargo el berro crudos no es indicados para los niños. En la medicina ayurvédica, el berro ayuda a balancear el tipo metabólico Kapha.

Desafortunadamente, la contaminación actual de muchos ríos y arroyos impiden que podamos recoger berros y consumirlos libremente. Sin embargo podrán adquirirse en verdulerías y mercados. La próxima que compre berro, busque aquellos de hoja bien verde y huela su frescura tratando de detectar esa nota picante en su aroma. Llévelo a su casa y empléelo inmediatamente en su receta del día. El berro es muy versátil . Puede ser preparado en ensaladas, como le gusta a Elena, o puede agregarse en sopas, sandwiches y hasta en salteados (woks) de verduras. Cuando se lo cocina, su tamaño se reduce en 3/4, asi que cuando planifique sus compras, adquieralo teniendo esto en cuenta.

El berro cocinado, pierde su sabor picante y da lugar a un sabor delicado y levemente dulzón. Va aquí una deliciosa receta para preparar una sencilla y delicada Sopa de Berros

1 cucharada y media de aceite de oliva

3 dientes de ajo cortados finitoswatercress_soup

1 papa grande pelada y cortada en cubos (o el equivalente a 2 tazas llenas de cubos de papa)

Sal y Pimenta a gusto

3 tazas de caldo (yo uso vegetal. Si lo prefieren usen caldo de pollo o carne, pero que sea hecho en casa!!!! no usar cubitos!!!)

2 manojos de berro picado (descarten los cabos, usen las hojas preferentemente)

Gajos de limón para servir

A fuego medio, calentar el aceite de oliva. Agregar el ajo picado, y cocinar hasta que la cocción este frangante (1 minuto), incorporar las papas y media cucharada de sal. Cocinar por 1 minuto. Agregar el caldo y 1 taza y 1/2 de agua. Dejar que hierva. Reducir el fuego y dejar por 5 minutos.  Chequear que las papas esten cocidas. Incorporar el berro picado. Subir el fuego, por 1 minuto más y alinear con sal y pimienta.  Apagar el fuego y dejar reposar por dos minutos. Puede servirla asi, o si prefiere, licuarla para que tenga la apariencia de una sopa crema. Llevar a la mesa inmediatamente y agregar jugo de limón recién exprimido.

Sentarse a la mesa, dar gracias por tener un plato de comida en frente y a disfrutar de su sopa!

Fuentes:

Body + Soul Magazine: October 2009 issue

The new whole foods Encyclopaedia. Rebecca Wood