Archivo de la categoría: Hijos

Bebidas Carbonatadas: Evitelas completamente

Atención aspirantes a ser papás: consideren dejar de beber refrescos (gaseosas) si quieren  agrandar la familia! Un reciente estudio danés (2010) realizado entre 2554 hombres para determinar la relación entre el consumo de colas y la reducción en la calidad del esperma determinó que aquellos que consumían más de 20 latas de bebidas dulces gasificadas a la semana (es decir, casi 3 por día) tenían más probabilidades de haber reducido el número de espermatozoides, según indica el American Journal of Epidemiology. Los científicos no logran acordar aún acerca de cuál ingrediente en las bebidas carbonatadas dañaría el esperma, pero no parece ser la cafeína.

De todos modos, si usted no esta interesado en extender su prole, pero consume habitualmente bebidas carbonatadas (refrescos, o también llamadas bebidas gaseosas), le sugiero que continúe leyendo (preferentemente con una vaso de agua cerca, o un jugo/zumo natural).

Las Diet & las regulares son desaconsejadas para su salud

Un estudio publicado en la Journal of the American Medical Association (Agosto 2004) demostró que el consumo diario de un único refresco que contengan azúcar esta vinculado al aumento de peso, y que  las mujeres  que consumen una bebida carbonatada azucarada por día incrementan el riesgo de desarrollar diabetes en un 83 % más que en las mujeres que consumen menos de una bebida azucarada por mes.

Además de las calorías extra, la razón por la cual las bebidas azucaradas  presentan un alto riesgo de aumento de peso y diabetes no ha sido aún determinado. Sin embargo, otro estudio publicado este pasado verano boreal sugiere que el jarabe de maíz de alta fructosa -utilizado a menudo por la industria alimenticia para endulzar alimentos y bebidas- puede afectar el modo en que el apetito es regulado. El Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, publicó un estudio en el que después de que un grupo de mujeres de peso normal ingirió una comida y bebió bebidas saborizadas  con el equivalente a la cantidad de fructosa encontrada en dos latas de refresco, sus niveles de insulina y leptina declinaron. Que significa esto? Pues bien, estas dos hormonas ayudan a disparar la señal de que hemos comido lo suficiente. La fructosa también parecería aumentar los niveles de la hormona grelina estimulante del apetito. Vale mencionar que no se observaron efectos que lo mismo haya ocurrido cuando las mujeres bebieron bebidas endulzadas con glucosa. Consecuentemente, los investigadores teorizaron que los cambios hormonales observados durante el estudio que investiga el consumo de gaseosas/refrescos/sodas podrían fomentar el comer en exceso y, por consiguiente, la obesidad.

Quienes son asiduos lectores de Nenúfar, bien comprenderán que siempre nuestra elección va por el lado de las bebidas naturales. Agua, Jugos de fruta, exprimidos, tes o infusiones (frías o calientes) son siempre opciones más saludables a las bebidas carbonatadas. Máxime si se toman sin el agregado de azúcar o con endulzantes naturales como el agave.

Haga usted, apreciado lector, el siguiente balance….una bebida cola contiene aproximadamente (datos no oficiales, recuerde que la formula es “secreta”) un 76% de su porcentaje total de azúcar. Imagine toda esa azúcar entrando en su cuerpo, varias veces al día! Considere el efecto de ese gas enlatado + el azúcar, colorantes & demás componentes sobre su aparato digestivo, su dentadura y especialmente en su sangre! Recuerde que si usted desea estar alineado con la madre naturaleza, no encontrara en ella plantas que produzcan latitas con estos refrescos, ni arroyos cantarines que lleven las gaseosas a través de montañas ni praderas…

Nutra a su cuerpo con lo que la naturaleza le ofrece: agua, frutas verduras. Se hace obvio que -por muy gustosos que puedan ser- los refrescos de cualquier tipo no tienen cabida en una dieta saludable y bien balanceada.

Fuentes:

http://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-drinks/sugary-vs-diet-drinks/index.html

Condonando la violencia bajo una falsa premisa

De los tres adultos que conformamos mi familia inmediata, uno de ellos es un encantador y desgarbado adolescente que se apronta a marcharse a la universidad en los próximos meses.

Asumiendo que la mayoría de los lectores de Nenúfar ha convivido con adolescentes en algun momento de su vida, evitaré caer en la descripción del típico púber desordenado y juguetón que consume contenidos en internet en cantidades industriales y cuyos intereses son el estudio, los deportes, los amigos las vacaciones y las películas (aunque no siempre en este preciso orden, claro).  

Hasta aquí todo bien. Esta descripción básica no debería diferir demasiado con la de millones de adolescentes educados, en hogares estables alrededor del mundo.

Días atrás decidimos ir a caminar en familia por unas horas. El clima era adecuado y el premio a nuestra excursión sería un delicioso almuerzo natural en una cafetería cercana a las que nos gusta ir en familia. Mientras caminabamos nuestro adolescente nos comunicó su intensión de ir esa noche junto a su grupo de amigos, a ver una película de terror. Al consultarle acerca de su elección por el género cinematografico, nos indicó que “son sólo una historias falsas en la cuales la sangre no es real, sino sólo un truco de utilería”

Inmediatamente, comencé a ponderar las razones por las cuáles jóvenes -generalmente de ambos sexos- y no tan jóvenes,  consumen el género cinemátografico de terror y violencia con maníaco fervor, sin detenerse a analizar las razones de tanto sadismo en la pantalla grande (y chica también, admitámoslo). Con el correr de los años, progresivamente los films han ido mostrando más escenas horripilantes y repulsivas, sin escatimar efectos especiales, bandas de sonido y gran despliegue macabro promocional, imprimiéndoles un realismo dificil de olvidar una vez que las luces del teatro se han apagado.

Aún si estuviéramos todos de acuerdo en que las historias de terror son inaceptables, debemos reconocer que es también altísima la demanda de historias policiales, suspenso (Thrillers), agentes secretos y guerra; las cuales recrean con realismo intolerable la muerte, el abuso, la tortura y el sufrimiento de animales y plantas, sin obviar a seres humanos de toda edad, etnia y género.  Eso sí, en los créditos finales, seguramente incluirán la frase de rigor que indica que ningún animal fue torturado ni lastimado durante la filmación de la película….Y que hay acerca de la sensibilidad del espectador? de su alma  y de su conciencia?

No hará falta aclarar a estas alturas que Nenúfar es un blog pacifista. Nenúfar es PRO PAZ.  En lo macro y en lo micro, intentamos practicar, tanto como podemos, la no violencia. Esa es una de las razones por las que proponemos una alimentación natural y preferentemente no animal. No le indicamos al lector lo que debe hacer. Solo damos puntos de vista y compartimos experiencias que nuestros seguidores decidirán si hacen suyas o no.

El tema de la violencia en los medios (noticieros, diarios, películas, juegos de video, etc.) ha escalado a niveles inexplicables. Puedo entender (no asi justificar, claro) a quienes llevados por un afán de mayor facturación, invierten tiempo y recursos en contar las historias más truculentas posibles. También puedo comprender, con gran dolor, a jóvenes ingenuos (y los no tanto) quienes bombardeados por tantos mensajes de violencia, ruido, presiones externas, estímulos electrónicos, etc. buscan la clásica película de terror en la cual asustarse junto a sus amigos (generalmente los adolescentes consumen estos filmes en grupo. Raramente van solos al cine).

Dónde quedaron las conversaciones familiares al respecto? Y qué hay del propio límite interior? Por qué se estira tanto como para aceptar un guión en el que la dignidad humana se ve mancillada hasta el paroxismo?

Aún cuando un poco de emoción y riesgo pueda resultar estimulante (desplazarse a alta velocidad, volar en parapente, apostar en las carreras, saltar en bungee jumping, practicar acrobacias de altura, etc.) y aún considerando que nadie resulta físicamente dañado en una historia de ficción…cómo es posible que disfrutemos y hasta paguemos para contemplar la violencia y el sadismo? Hice una rápida e informal encuesta para averiguar si disfrutarían por igual si el guión de la película tratara sobre un ser querido o conocido, un niño o una mascota pequeña. La respuesta honesta fue que NO. Acaso nos indica ésto que al no conocer o identificarse personalmente con la “víctima cinematográfica” entonces no cuenta su supuesto sufrir?

Que reconozcamos que somos parte de un mismo universo, un país, una comunidad, y que TODOS COMPARTIMOS el mismo aire, los mismos ríos, el mismo planeta, debería hacernos entender que en el fondo, no existen los extraños. Todos, estamos confeccionados con el mismo material y compartimos mucho mas de los que nos damos cuenta. Y, como todo sistema, el dolor de una parte influye en el resto.

Mi reflexión me dice que no se trata de lo que ocurra en el film. Ya sea que la historia sea real o no. Ni que sea brutalmente descarnada o no tanto. Quienes condonamos la violencia somos los expectadores.  Las luces de la pantalla se apagan despues de 90 minutos, pero la aceptación de situaciones indescriptiblemente dolorosas siguen inmutable en nuestro interior…Bajo la excusa del entretenimiento estamos condonando la violencia bajo una falsa premisa. Y es así como familias cenan frente al televisor para no perderse el último capítulo de la serie policíaca del momento, y como salas repletas de espectadores continuan comiendo palomitas de maíz y bebiendo gaseosa desde sus butacas, mientras frente a ellos “la víctima” cae presas de indescriptibles torturas…

Con qué estamos alimentamos nuestra vida?  Y no nos referimos simplemente a recetas…Desde Nenúfar y dentro de mi propia familia, continuaré invitando a reflexionar acerca de este tema. Si puedo contribuir a mostrar otra cara sobre la violencia en los medios, y a hacer reflexionar sobre este tema, me sentiré satisfecha. La decisión final quedará en el ámbito de lo personal.

Es probable que con la madurez, nuestro muchacho entienda que puede obtener adrenalina de otras fuentes mas positivas (deporte, amor, interacción con la naturaleza, etc.). Doy fé que nunca aceptamos en casa un video juego o película de alquiler que sea de terror. Y hemos compartido frecuentes períodos en familia en contacto con la naturaleza, asi como mantenido numerosas charlas acerca de la paz y el amor. Creemos que esto contribuyó -sumado a sus propios méritos- a la naturaleza amorosa de nuestro jóvencito, y a su personalidad pacífica y responsable. 

Varias décadas atrás vi una película francesa de la cual me quedó grabada una escena. El protagonista, intenta descubrir el perfil de un asesino y recurre a un laboratorio psicológico experimental. La película se llama I Como Icaro y el actor es principal es Ives Montand. Les recomiendo especialmente que miren los dos clips aquí adjuntos (casi 8 minutos cada uno) y presten atención al último diálogo

Gracias por acompañarnos!

I Como Icaro (escena 1)

I Como Icaro (escena 2)