Un ignoto desinflamante


Resulta que Barbarita, mi suegra, no solo es una magnifica cocinera sino una profunda conocedora del valor nutricional de los alimentos. Mis suegros siguen una dieta muy balanceada y tenemos la suerte de sentarnos a su mesa con frecuencia, lo que nos permite disfrutar no solo de sus deliciosas preparaciones, sino de un menú 100% saludable.

En los últimos meses, ella me aconsejó emplear Turmeric (también conocido como Cúrcuma longa, Azafrán indio o gengibre amarillo) o cúrcuma en mis recetas. Originaria de Asia, la cúrcuma es un rizoma emparentado con el gengibre. La cúrcuma es un rizoma anual cuya apariencia se asemeja al gengibre, es decir e forma de largos dedos (ver foto) y es incluida en la mezcla de especies denominada tandoori.

Ya en el 600 AC, se utilizaba como colorante de comidas y telas, por su tonalidad amarillo brillante. Tanto en el oeste de Africa, como en el caso de los monjes budistas asiáticos es utilizada para teñir telas y colorear túnicas.

Beneficios para su salud

La cúrcuma es la mayor fuente conocida de beta caroteno. Tonifica el páncreas, el bazo, el hígado y el estómago e incrementa la disolución y procesamiento de la bilis. Fortalece la inmunidad del organismo, facilita la digestión y se reconoce su valor en la disolución de tumores uterinos, quistes y piedras en el riñón. Tambien es un potente antibacterias y puede ser empleado para regular el azúcar en el caso de los diabéticos, al igual que la canela. Su pigmento amarillo también inhibe el desarrollo de cáncer de cólon.

En el Asia, se aplica como unguento y es mezclado con agua, a modo de cosmético protector de la piel. Adicionalmente es un efectivo reductor de aftas (tambien conocidas como boqueras o fiebres de la boca). También es conocido por  su efecto benéfico en casos de artritis, tendinitis, bursitis; ya que actúa como un anti-inflamatorio y agente antioxidante. (Nota: Recordemos que los antioxidantes son sustancias que combaten el continuo ataque de los radicales libres. Los radicales libres son moléculas de oxígeno inestables que dañan las células a medida que viajan a través del cuerpo y que son responsables del envejecimiento prematuro y las enfermedades como el cáncer).

En raras ocasiones, su uso diario durante largos períodos de tiempo puede ocasionar agruras o acidez. Es por eso que las siguientes personas deben evitar el uso de la cúrcuma:

  • Pacientes con enfermedades cardíacas congestiva, cuya causa permanece sin identificar.
  • Pacientes con cálculos biliares dolorosos, ictericia obstructiva, cólicos biliares agudos, trastornos del hígado o muy tóxicos.

Las siguientes personas deben consultar con un médico antes de iniciar cualquier suplemento.

  • Mujeres embarazadas, las mujeres que están tratando de concebir o las mujeres que tienen un historial de problemas de fertilidad.
  • Mujeres que están amamantando.
  • Personas con un trastorno de coagulación sanguínea.
  • Pacientes que esten tomando medicamentos.

 Algunas Recomendaciones

Nenúfar recomienda que al adquirir esta especie, busque que el producto contenga al menos un 95% de curcuminoides (es decir el componente que le da su color, sabor y aroma característicos). Esto significa que es un producto natural. Prefiera las versiones orgánicas  (en general le recomendamos evite productos que no sean naturalmente cultivados). Tome en consideración que la luz rápidamente disminuye su color, sabor y aroma; motivo por el cual se recomienda adquirirla en pequeñas cantidades y almacenarlas en un lugar o recipiente oscuro.

La cúrcuma mantiene su estabilidad en las preparaciones en calor, por lo cual es ideal para cocinar.Para incrementar su color, sabor y aroma, utilécela al calentar aceites antes de agregar otros ingredientes. La cúrcuma es una especie esencial en la preparación de curries y también es aconsejable emplearla en la cocina de granos y vegetales, asi como también se sugiere sumarla en pequenas cantidades, en la preparación de panes, para hacerlos más digeribles.

A la hora de sus preparaciones culinarias, considere que la curcuma combina muy bien con otras especies tales como:

  • Cardamomo
  • Clavo de olor
  • Ajo
  • Jengibre
  • Mostaza
  • Tamarindo
  • Perejil
  • Semillas de hinojo
  • Canela
  • Chile
  • Fenugreek
  • Lemongrass
  • Paprika

Combinada con el comino y el coriantro, la cúrcuma ayuda a la digestión de carbohidratos complejos. Tambien se ha descubierto su valor en la asimilación de proteínas.  Es importante destacar que pese a que suele confundirsela con el azafrán, nada tienen en común estas dos especies. Sus sabores son bien diferentes y no deben ser reemplazadas en recetas. Al ser un fitonutriente (Phyto deriva de la palabra griega  “planta”) la cúrcuma es beneficiosa para el consumo humano. Se recomienda como suplemento para pacientes con condiciones de inflamación y autoinmunidad y es un magnífico aditivo en las dietas naturales para la longevidad.

Para aquellos que observan una dieta ayurvédica, se recomienda a la cúrcuma como un alimento tridoshico, es decir que sirve para los tres sistemas metabólicos (ver aqui). En exceso, su astringencia puede agitar a las personalidades vata.

A la hora de cocinar con cúrcuma, son múltiples sus posibilidades de uso. Podrán los lectores de Nenúfar aderezar arroces, pescados, guisos, potajes que decidan preparar.

Como siempre, le dejaré una maravillosa receta vegetariana de sabor delicioso y particular, extraída de un maravilloso libro que me obsequió mi prima Patri.

Espinacas al yogur

  500grs. de espinacas

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 nuez de gengibre

1 cucharada de semillas de coriandro

1 cucharada de cúrcuma

1 cucharada de comino

2 cucharadas de semillas de sésamo

sal a gusto

2 cucharadas de aceite de oliva

1/2 cucharada de curry en polvo

1/2 cucharada de azúcar morena (sin refinar) o Agave

150 gramos de yogur o leche de soja

Lave las espinacas en abundante agua fría y déjelas escurrir. Pele la cebolla y el ajo y píquelos finamente, muela el coriandro y el comino. Tueste las semillas de sésamo en una sartén caliente sin aceite, hasta que esten doradas.

Caliente un wok o sartén grande. Añada el aceite de oliva, dore la cebolla, el ajo y el jenjibre, añada las especies, el azúcar moreno y cuando el aroma sea intenso incorpore las espinacas escurridas. Deje que se reduzca su volúmen asegurandose de mezclar bien las especies con las espinacas.

Finalmente añada el yougur o leche de soja, dejando que se caliente pero sin que hierva. Espolvoree las semillas de sésamo. Sirva con arroz.

Esta receta tiene un sabor particular y delicioso. La recomiendo especialmente!

Como siempre, prepare una linda mesa, acompañe con linda musica, seres queridos y recuerde DAR LAS GRACIAS, antes de consumir.

 

Fuentes:

http://www.drweil.com/drw/u/id/REM00019

Aliasghar Honarmand: http://www.flickr.com/photos/honarmand/

The Spice and Herb Bible – Ian Hemphill

The New Whole Foods Encyclopedia – Rebecca Wood

http://www.quitecurious.com

Ultra Longevity – Mark Liponis, MD.

http://www.nutritional-supplement-educational-centre.com/turmeric-benefits.html

Una respuesta a “Un ignoto desinflamante

  1. Gracias Mi, aunque ya conocía la cúrcuma me encantó la receta que me permitirá disfrutar de sabores nuevos y variar ! cariños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s